Cantabria infinita

Cantabria es perfecta para recorrerla en moto. Una estrecha franja verde acorralada entre el mar y la montaña, que nos permiten disfrutar de paisajes bien distintos.

Ruta recomendada por Yamaha Motor España

Tramo I Torrelavega – Rábago

Partimos desde Torrelavega, municipio de carácter industrial y comercial, siendo el segundo núcleo urbano más relevante de la comunidad autónoma de Cantabria por detrás de la capital autonómica Santander. Tomamos la N-634 y no la abandonaremos hasta La Molina. El trazado es bueno, con buen asfalto, bien marcado y con algunas curvas que nos harán entrar en calor.

Atravesaremos Cabezón de la Sal, donde toma su nombre de la actividad principal que ejerció durante siglos: la extracción de sal. Posee multitud de edificios dignos de mención, que invitan a un recorrido minucioso. Entre los más importantes figura la casa-palacio de Carrejo (hoy convertida en Museo de la Naturaleza de Cantabria), el palacio-torre de los Monasterios, en Casar, y el palacio de Bodega (siglo XVIII), en Cabezón.

Seguimos por la N-634 hasta La Molina que tomamos la CA-850, carretera estrecha, sin marcar, con muchas curvas ratoneras y ciegas que deberemos de extremar precaución con la velocidad. Ojo con la salida de animales de las fincas, podemos encontrarnos una “vaca pasiega” como compañero de ruta.

Ya en Cades seguimos por la CA-181

Ya estamos casi al final de nuestro primer tramo que será Rábago o mas conocido por el pueblo donde está la cueva “El Soplao”. Una maravilla geológica en la Península Ibérica. No cuenta con pinturas rupestres en su interior, pero la considerada como catedral de la espeleología es única en su especie. Uno de los tesoros subterráneos de nuestro planeta tierra, una cavidad natural con un currículum histórico digno de ser conocido, descubierto a finales del siglo XIX debido a la explotación de las minas de La Florida. Miles de años transcurridos la han dotado de personalidad: su formación data del Mesozoico, hace unos 240 millones de años.

Tramo II Rábago – Reinosa

Dejamos atrás nuestra incursión subterránea para continuar por la CA-181 dirección CelisPuentenansa, tramo típico de carretera de montaña con buen asfalto y siempre acompañado por el río Nansa.

Llegando a Puentenansa seguiremos por la CA-182 donde nos encontremos con un “saco” de curvas para todos los gustos. Os recomendamos hacer alguna parada en cualquier mirador que os crucéis para inmortalizar estos momentos con una buena foto.

Una vez que llegamos a Valle continuamos por la CA-280 hasta Correpoco, donde os recomendamos disfrutar de algún plato típico de la tierra como el “cocido montañés” en Casa Lucas.

A la salida del pueblo, la carretera se estrecha, así que precaución. Firme irregular y partes sin marcar, cuidado con las zonas sombrías. Disfruta de las curvas y las espectaculares vistas de este gran tramo.

Llegando a la Espinilla tomamos la CA-183, donde volvemos a una carretera de dos carriles y bien marcada hasta llegar a nuestra segunda parada.

Reinosa, rodeada de altas y bellas montañas y alejada del mar, es la puerta de Castilla en Cantabria y por ella transitan desde hace muchos siglos los comerciantes y viajeros procedentes de la meseta. En la plaza del ayuntamiento se erige además un conjunto de características edificaciones de sillería, construidas en los siglos XVI y XVII. Es también muy popular la zona de los soportales, donde se puede degustar el dulce típico de la ciudad, conocido como «pantortilla».

La cocina campurriana se caracteriza por una curiosa mezcla entre los recios preparados castellanos y la larga tradición culinaria norteña. Los platos de corzo, jabalí y venado; la trucha, recién pescada y acompañada por torreznos, o el cocido montañés, a base de alubias blancas, adquieren aquí toda su exquisitez.

Tramo IIIReinosa – Torrelavega

Nos adentramos en el último tramo no tan revirado como el anterior, pero si una carretera de montaña que no nos dejará indiferentes.

Ya en la N-611 dirección Cañeda, nos encontraremos un buen firme y bien señalizado, donde no la abandonaremos casi hasta el final de la ruta. A este municipio también se le conoce como «el pueblo de las brujas», por la habilidad de las jóvenes del pueblo como curanderas en otros tiempos.

Atravesaremos municipios como Santiurde de Reinosa, con “los garroteros» o fabricantes de garrotas (cestos de mimbre o avellano, sin asa) son muy populares en este municipio. Bárcenas de Pie de Concha, donde el rio Besaya atraviesa este típico municipio cántabro.

Cabe destacar Los Corrales de Buelna, un municipio con un inmenso patrimonio, entre el que destaca los vestigios históricos de las estelas prerromanas de Barros y Lombera. Además, por su término municipal se encuentran varias casonas solariegas, el Santuario de Nuestra Señora de Las Caldas y el Palacio de Los Condes de Mansilla y los Leguarios, unos mojones realizados en piedra arenisca de la zona, colocados con motivo de la construcción del Camino Real en 1753.

Sus fiestas de Interés Turístico Nacional desde el año 2008 “Las Guerras Cántabras”, que se celebran el último fin de semana de agosto y el primero de septiembre, conmemorando las guerras entre romanos y cántabros que se desarrollaron entre el 29 y el 19 a. C. Recrea las batallas y los modos de vida de cántabros y romanos, todo un espectáculo que se aferra a su tradición y entusiasmo.

Ya en Barros entraremos en la A-67 que nos llevará hasta Torrelavega donde daremos por finalizada esta “infinita” ruta por estas “tierrucas cántabras”.

Datos de la ruta

Nivel de conducción: Medio

Distancia: 161 km

Duración recomendada: ½ Día

Época recomendada: Todo el año

Tipo de moto: Todas

Encuentra tu concesionario

Dealers

Encuentra tu nueva moto, scooter o ATV Yamaha solo en Concesionarios y Puntos de Venta Oficiales